El crecimiento verde de América Latina

creciemiento_america_latina

América Latina es una región pionera en el desarrollo precoz de mecanismos de crecimiento verde. El reto que tienen que afrontar los países del continente ocuparse de los efectos de la crisis económica global sin olvidar otra crisis: la ambiental, con el cambio climático en primera línea.

El caso más evidente en Latinoamérica de crecimiento verde es el de Brasil. En Brasil se ha alimentado una viva esperanza que el crecimiento verde pueda contribuir a hacer que las pautas de consumo y de producción cambien y consigan un niveles más elevados de desarrollo. El Banco Mundial acaba de publicar el informe “Inclusive Green Growth. The pathaway to sustainable development”. En este trabajo se destaca la evolución del crecimiento verde en América Latina y se señala a Brasil como una región destacable que lleva a cabo un desarrollo sostenible necesario y eficiente.

Recomendaciones del Banco Mundial

El Banco Mundial también hace una serie de recomendaciones para otros países de América Latina que quieran emprender la senda del crecimiento verde. Les recomienda, por ejemplo, que empiecen elaborando un marco de análisis del crecimiento verde e incluyente en su región, que estudien la influencia de marcas, consumidores y responsables de políticas mediante los mecanismos de mercado y de no-mercado, que favorezcan políticas industriales orientadas a la innovación verde y que inviertan en capital humano para que haya implicaciones de las políticas de crecimiento verde en los mercados de trabajo y en la creación de puestos de trabajo. En cuanto al capital natural, se recomienda una gestión de recursos para el crecimiento sostenible y una definición de los roles de las infraestructuras en las estrategias de crecimiento verde.

Invertir en conocimiento y cultura verde

No se trata tanto de propiciar choques de demanda keynesianos construyendo infraestructuras verdes sólo por construirlas, pues, sino de invertir en conocimiento y cultura que sigan fomentando el crecimiento verde, en concordancia las recomendaciones de la misma OCDE. Algunas propuestas recientes ponen énfasis en acelerar por este camino, reclamando que se pongan en marcha los mecanismos necesarios para financiar proyectos que llevan la etiqueta de verde, como es el caso de las energías renovables. De hecho, la mayoría de países de América Latina han coincidido en recordar que con la crisis económica global no se puede olvidar otra crisis: la ambiental, con el cambio climático en primera línea. ¿Es posible encarar las dos crisis a la vez? Ese es el reto al que se quieren enfrentar.

Al fin y al cabo, la voluntad de América Latina es la de fomentar de manera decidida un desarrollo sostenible. ¿Es este un enfoque naïf que busca la cuadratura del círculo? Quien sabe. En todo caso, lo que está claro es que América Latina se encuentra inmersa en un profundo y tumultuoso proceso de cambio de etapa. Y le hace falta emprender una política que piense en clave estratégica.

Related posts